Sobre la raza de los gatos esfinge

Esta particular raza de gatos sin pelo tiene tanto similitudes como diferencias con sus semejantes felinos, y entre esas diferencias se encuentran la comida, el temperamento, y sobre todo, el cuidado de su higiene.

Estos gatos delgados y esbeltos tienen un carácter dócil y pacífico como los gatos persa y el gato siamés; además de curiosos, son inteligentes y muy enérgicos.

Cada uno de estos gatos egipcios es conocido por su fidelidad, siendo amorosos y con una tendencia a enrollarse en las rodillas de sus dueños.

Si bien tienen una débil protección contra el frío, es un gato que tiene buena resistencia, además son capaces de abrir puertas y acudir a la llamada del dueño por su nombre.

Esperanza de vida de los gatos egipcios

Si hay algo que caracteriza la esperanza de vida de estos gatos esfinge es la longevidad.

Aunque pueden ser friolentos debido a la ausencia de pelaje, el gato Sphynx es un felino bastante saludable, y según resultados de los estudios, hasta hoy, no hay enfermedades congénitas heredadas.

Por lo tanto, no es común que lleguen a sufrir enfermedades, y de ser el caso, son poco frecuentes, por lo que son lo suficientemente longevos.

El gato egipcio suele compartir la esperanza de vida del gato doméstico y pudiendo ir un poco más allá, por lo que puede superar los 16 años de vida.

Carácter de los gatos esfinge

Son tranquilos, amables y sociales, además de amistosos, lo que los hace muy recomendables como mascotas. También es común que sean muy enérgicos y que hagan cosas para llamar la atención.

Les encanta dormir en el regazo de los dueños o ronronear y perseguir al dueño, siempre en busca de calor humano.

Son juguetones en todas las fases de su vida, incluida la vejez, por lo que podrás notar lo alegre, activo, sociable y cariñoso que es.

Es amigable de igual forma con los niños, si se le permite alejarse cuando quiera. Su temperamento es una mezcla entre un gato siamés y un gato persa.

A los gatos egipcios puedes entrenarlos con el juego o la comida como recompensa, aunque el cambio en su temperamento vendrá en la época del celo, siendo muy similares al carácter de las demás razas de gatos en esta temporada.

Cuidado e higiene del gato egipcio

Dado que su piel no está cubierta con un pelaje largo y el que tienen es casi inexistente, se debe asear de manera frecuente. Y ya que ellos no se acicalan por sí mismos, es tarea del dueño hacerlo.

La limpieza es parecida a la de los gatos con pelo, pero en este caso no deberás cepillarlo, sino usar toallitas para gatos y otros productos especializados en gatos sphynx.

Debido a la ausencia de pelo, el tipo de comida que debe ingerir y su alta temperatura corporal -a comparación de los demás gatos-, el gato egipcio suele sudar, formando una especie de cebo sobre su piel, así que esta sustancia también debe ser limpiada de forma frecuente.

No obstante, estas limpiezas son recomendables una o dos veces al mes, puesto que también necesitan de este cebo para hidratar su piel.

Sus orejas también presentan la ausencia de pelo, por lo que tú -como dueño- eres quien debe encargarse de su aseo. Con una toallita húmeda para bebés bastará. Eso sí, con mucho cuidado para no irritarlo o lastimar su oído.

Debido a que no todos los gatos esfinge se ensucian con la misma rapidez, deberás observar el estado de su piel, viendo su textura y si hay acumulación de suciedad o un tono rojizo en su dermis.

 Al tener pliegues en su piel, estos sitios son donde hay que estar más atento ya que allí puede haber acumulación de mugre y microorganismos que provocan enfermedades como la sarna.

Aunque hay productos para esta raza en específico, se puede usar champú para gatos con piel sensible en caso de no conseguirlos. Pero hay que tomar en cuenta que usar productos inadecuados puede provocar que su piel se vuelva grasienta o tenga alguna irritación.

En cuanto a sus ojos, al no tener pestañas, estos generan una lagaña que les sirve de hidratación. Para limpiarlos, suelen usarse gasas con suero fisiológico, usando una gasa diferente para cada ojo.

Alimentación del gato esfinge

Los gatos esfinge tienen una temperatura corporal más alta de lo normal, por lo que esto ocasiona que tengan un metabolismo acelerado y por ello necesita comer más que otras razas.

Su alimentación debe ser balanceada, que contenga grasas y proteínas que cubran sus necesidades nutricionales. Igualmente contar con un recipiente de agua limpia y fresca.

Al decir que comen más que las demás razas, no solo se refiere a la cantidad de comida, sino a la forma en que se les alimenta.

En el caso de los gatos esfinge se deben alimentar varias veces al día, dividiendo la cantidad en varias porciones cada cierta cantidad de horas para mantenerlo bien alimentado.

No es aconsejable que se les alimente con toda la porción a la vez ya que se comerían todo y al rato volverían a estar con hambre.

Esta raza no debe estar gorda, sino bien alimentada pero sin que se les vea obesos.

Crecimiento de los gatos egipcios

Su crecimiento suele finalizar a los 12 meses, así como la media felina. Igualmente, al tener un gatito Sphynx hay que preparar el ambiente de la casa para que sea seguro.

Así como se hace al tener a otros gatitos, tienes que preparar el entorno para que sea adecuado para su desplazamiento sin que corra el riesgo de una lesión o algo peor.

Por ejemplo, los enchufes, cables y objetos filosos que sean de fácil acceso, hay que ocultarlos y usar protectores de enchufes, así como evitar que pueda tener contacto con los cables.

Tener un gato egipcio requiere un poco más de esfuerzo que tener gatos de otras razas, ya que ellos son muy dependientes de sus dueños así como traviesos y juguetones, por lo que siempre querrán estar jugando y ser tu atracción principal.

Hay que informarse antes de obtener alguno de estos gatitos para que puedan acompañarte por mucho tiempo y sea tu compañero ideal de vida.

Tampoco habrá problema de su parte si tienes otras mascotas en casa, ya que no hay un gramo de violencia en su temperamento.

 

SOBRE LA RAZA