Motivos para amar a un gato esfinge

Desde su aparición los gatos esfinge han sido renegados por muchas personas, alegando que no son gatos realmente e ignorando sus cualidades especiales, las cuales dan varios motivos para amar a un gato esfinge.

Los gatos esfinge son amorosos, mimosos, leales y adoran estar con sus dueños, incluso algunos comentan que tienen actitudes de perros porque aprenden a cargar sus juguetes o abrir las puertas.

El gato esfinge no es un gato común, y no solo se afirma por su físico, sino por el comportamiento que tienen y la forma en que se desempeñan día a día en el hogar.

Si eres de las personas que ama a los caninos y a los felinos por igual, entonces el gato esfinge es ideal para ti.

Generalmente los gatos son asociados a un comportamiento independiente, que se acicala a sí mismo y prefiere estar por su cuenta, cómodo y acercarse cuando quiere comer, de vez en cuando se enrollan en tus tobillos para llamar a atención.

En el caso de los gatos esfinge, está actitud cambia de forma drástica, ya que ellos son más dependientes.

Si vas a obtener un gato esfinge, olvida lo que consideras que sabes sobre cómo es tener a un gato de mascota.

Tener un gato egipcio es una experiencia innovadora, por lo que cada día estarás alegre de poder tenerlo.

Son enérgicos

Aunque no son los gatos más enérgicos de todas las razas existentes, están sobre el nivel de la media. Así que no hay que extrañarse de que se pongan a practicar saltos en casa o te sigan a todas partes.

Tendrás un momento divertido al verlos saltar, incluso lo hacen para llamar la atención y que les hagas cariño.

Suele suceder que saltan y deciden quedarse en una superficie alta de la casa, bien sea para dormir u observar todo desde allí.

Te harán reír mucho

Si tienes visitas, son los primeros en ir a saludar. Igualmente serán la principal atracción para los invitados, puesto que son amorosos y curiosos.

Hacen movimientos graciosos para sacarte una sonrisa, las risas no faltan al tener un gato esfinge en casa.

A veces las mascotas a medida que crecen tienden a ser más tranquilas, pero esto no aplica demasiado para los gatos.

En el caso de los esfinge, estos son saltarines sobre todo en la juventud pero incluso en la madurez mantienen una actitud juguetona.

¡Tendrás al gato de Dragon Ball!

No por nada tienen a un gato esfinge como uno de los personajes más fuertes, además, para quien tenga conocimiento de este anime, podrás regocijarte.

Sin enfermedades congénitas

Aparte de los cuidados que se deben tener con respecto a la temperatura, solo se tendrán que aplicar las vacunas y desparasitaciones correspondientes para mantenerlo disfrutando de buena salud.

Hay razas en las que lamentablemente los gatos sufren de enfermedades congénitas y dificultan el bienestar del gato, poniendo en peligro la longevidad del mismo.

Una enfermedad no va a hacer que quieras más o menos a tu mascota, pero en definitiva, su ausencia hará que la convivencia con tu gato sea más tranquila.

Sus ojos

Tienen unos grandes ojos en forma de limón, son lo que más sobresale de su cara y muchas veces la tonalidad de sus ojos es proporcional al color de su piel. Es decir, tienen una tonalidad similar al color de su piel.

Como el pelaje de estos gatos es tan corto y escaso, en realidad el color que se ve es el de su piel.

Los hay de varios colores -con apariencia de ser colores diluidos- y patrones.

Te hará compañía al dormir

Aunque hayas acomodado un espacio o refugio para tu gato esfinge, en ocasiones irá a donde duermes para compartir el calor.

A ellos les encantan los lugares cálidos, así que siempre estará en la búsqueda de algo que le brinde calor. Y qué mejor que su cuidador para acompañarlo.

Estudios confirman que dormir con tu gato puede brindarte esa sensación de seguridad y relajación, por lo que también tendrás un mejor sueño.

Puedes vestirlo de muchas maneras

Siguiendo con el tema de la temperatura, en los climas fríos se le puede vestir con ropa que sirva para darles calor y puedes colocarle el diseño que quieras.

Incluso en temperaturas cálidas puedes colocarles algo ligero pero que lo cubra de la exposición al sol (en caso de que debas sacarlo).

No dejan pelo en cada rincón de la casa

Esto es algo común entre los gatos –incluso los perros–, dejan lleno de pelo los sitios donde reposan. Es algo normal, pero con los gatos esfinge no sucede. O si lo hace, no en gran cantidad.

He aquí una de las ventajas de que esta raza no tenga casi nada de pelo.

Por el contrario, recae la responsabilidad en el dueño de que mantenga aseado a su gato, ya que por la sudoración que ellos generan, provocan una especie de sebo en la piel que puede adherirse a la ropa del dueño o superficies del hogar.

Libre de pulgas o garrapatas

Como son gatos de interiores, disminuye casi en su totalidad la aparición de pulgas o garrapatas.

Esto va a depender también de si tienes a otro animal en casa con el que el gato conviva.

Amigable con otras mascotas

Son de los pocos gatos que aceptan la compañía de otras mascotas, incluso de perros con los que pueden dormir.

No obstante, el momento en que se vaya a presentar a otra mascota se debe estar atento por si alguno de ellos se muestra reticente o violento.

Con el tiempo se adaptarán y serán buenos amigos.

No hay territorialidad

Por lo que no tendrás que preocuparte si tienes niños pequeños en casa, su territorialidad y agresividad no existen, incluso en el celo no son violentos como las demás razas.

Disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Según estudios científicos, el ronroneo o la simple rutina de estar con tu gato hará que disminuya el riesgo de sufrir ataques al corazón.

De igual manera, estudios expresan que disminuyen el estrés y la tensión arterial.

Los gatos esfinge son capaces de hacer que tu vida esté más llena de ternura, mimos y jugueteos.

Ellos no solo contribuyen a mejorar tu estado de ánimo, sino que contribuyen a mantener una buena salud, son leales y hacen que disminuya la sensación de soledad en la casa.

ESFINGE Y AMOR