Hairless cat sphinx portrait

Sin duda alguna, los gatos esfinge son muy conocidos alrededor del mundo. Incluso si no saben su nombre propiamente, saben del gato sin pelo que ha salido en películas, series, anime y hasta vídeos musicales.

La principal razón por la que los gatos esfinge son tan conocidos es su apariencia.

Es de una forma tan particular y curiosa que llama demasiado la atención, además, hay quienes ven a similitud con un extraterrestre o un murciélago en ellos -aunque el aspecto de murciélago lo tenga más el gato elfo-.

  1. Dan cierto nivel de elitismo

Por su apariencia delicada pero compacta, además de ser considerado un gato exótico, hay personas que lo ven como la mascota que deben tener para sentirse de un nivel social más elevado.

Es indiscutible que la persona que tenga un gato esfinge no pasará desapercibida, tanto por la apariencia misma del gato como por el simple hecho -no tan simple- de ser el dueño de un gato esfinge.

  1. Lo costoso es llamativo

Es realmente común que la sociedad se impresione o se sienta atraída por cosas que son costosas o -de cierta forma- difíciles de obtener.

El caso del gato esfinge no está muy alejado de esta reacción, puesto que en realidad es un poco complicado comprar un gato esfinge en algunos países.

Además de esto, está el precio del gato esfinge.

Esta raza es considerada una de las 10 razas más costosas del mundo, y aunado a esto, fue votado por la comunidad felina como el gato más popular en 2018.

Todos estos factores hacen del gato esfinge un animal exótico e interesante.

  1. Son estrellas en el cine y la música

Debido a que los gatos esfinge no son comunes, los añaden a ciertas películas o vídeos musicales para expresar elitismo, esnobismo o dar la impresión de que las personas en cuestión tienen algo que los demás no.

Algunas series como Sherlock Holmes han incluido a este gato en el cast, así como Real Housewives of New Jersey o el vídeo musical de Lady Gaga, Bad Romance.

Hablando de anime, el tan conocido Dragon Ball también ha incluído al gato esfinge en una de sus películas, y no es más que un Dios -literalmente- en la historia.

  1. Comportamiento destacado

Los amantes de los felinos -o los caninos- tienen una idea de cómo es el comportamiento de un gato: independiente, interesado en su dueño cuando le apetece o para pedir comida.

El hecho de que el gato esfinge sea lo opuesto a esto y siendo un gato, es curioso.

Ciertamente muchos dudan de que el comportamiento del gato esfinge sea realmente como lo relatan los criadores o dueños de estos gatos, pero resulta que en realidad son muy dependientes.

Estos gatos prefieren estar cerca de su dueño, y les gusta estar a su lado en cada sitio de la casa.

Si estás en la cocina, posiblemente esté allí viendo en qué puede ayudarte.

Lo más sorprendente es que ellos no se acicalan, e incluso son amigables y amorosos. Sí, todos los gatos son cariñosos, pero no al grado de la raza esfinge.

  1. Una mezcla de canino y felino

Se puede comentar que el gato egipcio en ocasiones puede adoptar comportamiento canino, en el sentido de saber abrir puertas y llevar su juguete para que el dueño juegue con él. Incluso suelen atender al llamado de su nombre.

Estos gatos son muy inteligentes y vivaces, les encanta llamar la atención y que los mimen.

Son de los que reciben las visitas y hacen acciones graciosas para todos.

En cierta forma, si eres un amante de los perros y los gatos, hay que considerar esta raza como mascota.

  1. Gato de interiores

Otro punto por lo que son conocidos estos gatos es que generalmente no los ves en la calle. Y de ser así, estarán bien abrigados o cuando la luz del sol no les toca la piel directamente.

Ya que no tienen pelaje abundante, su piel es muy sensible a los cambios de temperatura, por lo que puede quemarse fácilmente si hay prolongada exposición a los rayos del sol.

Esta es una limitante o cualidad que sobresale cuando se habla de este tipo de gatos.

  1. Famosos en las exposiciones felinas

Con el paso de los años más asociaciones felinas aceptaron la raza esfinge, y por ende, ha aumentado la cantidad de personas que saben de la existencia de esta raza incluyendo su nombre.

En asociaciones felinas como la CFA, la mayor cantidad de gatos que hay son de la raza esfinge, incluso más esfinge que siameses.

Este cambio ha dado a entender que los gatos egipcios están teniendo una mayor aceptación en la sociedad de amantes felinos, así como mayor aceptación en las principales asociaciones felinas.

  1. Reconocidos en las más importantes asociaciones felinas internacionales

Cuando la raza esfinge estaba empezando a tener descendencia bajo la supervisión de criadores, pocas asociaciones felinas los aceptan en sus registros. Posteriormente se unieron algunas, pero la CFA -quien ya había reconocido a la rasza esfinge- decidió eliminarlos de sus registros debido a la incógnita de si eran longevos o no.

Esta duda salió a flote porque inicialmente las crías morían al poco tiempo de haber nacido, sin siquiera llegar a la madurez.

La CFA mantuvo su decisión de no reconocer esta raza por aproximadamente 26 años. Actualmente, ha vuelto a reconocerlos, asimismo la WCF, TICA y FIFe.

Ser reconocido por estas asociaciones les da estátus, así como las opciones que tienen dentro del pedigree que se otorgan.

Los puntos mencionados previamente expresan solo una parte del porqué los gatos esfinge son tan conocidos, y es que es inevitable ver a esta raza y no sentir curiosidad. Por otro lado, sentir aversión, pero incluso los que piensan de esa forma le dan cierta fama al gato egipcio.

Bien sea opiniones positivas o negativas, las personas hablan sobre esta raza, indagan sobre ella, y generan más información sobre ella.

Aunado a esto, los criadores cada vez son más numerosos, por lo que se pretende que la raza esfinge tenga más facilidad de reproducción.