13

Hay quienes se preguntan si el gato esfinge es un gato hipoalergénico, esto debido a que “no tiene pelo”, pero la respuesta a esta pregunta es: no.

Parte de la población resulta ser alérgica a gatos y/o los perros, aunque muchas de estas personas –aunque son alérgicas– tienen gatos como mascotas.

Mayormente se asocian las alergias con el pelo del animal, pero la alergia que producen los gatos no están relacionados con su pelaje. Es decir, no porque el gato sea un “gato sin pelo” como el gato esfinge, gato Don Sphynx o Peterbald, quiere decir que no causaran alergias.

¿Por qué el gato esfinge no es hipoalergénico?

La causa de que un porcentaje de la población sea alérgica a los gatos es una glicoproteína conocida como Fel D1, la cual es producida por la saliva del gato.

Este alérgeno se acumula en la piel o pelaje cuando el gato se acicala, por lo que al ser un gato esfinge -no se acicalan- reduce el riesgo de alergias. Sin embargo, esta proteína también es segregada por la grasa de la piel, heces y mediante la orina, así que incluso al cambiar el arenero será contraproducente para los alérgicos.

Cuando el gato tiene pelo, al caerse, queda disperso por varias zonas de la casa y el alérgeno se dispersa de igual manera. Pero no por el pelo en sí, sino por la proteína de la saliva.

Cuando los gatos no tienen pelo, puede que la concentración de estas proteínas se reduzca, pero en las zonas donde esté el gato provocará la misma reacción alérgica.

El gato esfinge es una raza dependiente, cariñoso y mimoso, lo que hace que el dueño tenga más contacto con ellos, y por ende, habrá más contacto y el alérgeno hará efecto.

¿Hay gatos hipoalergénicos?

Gatos 100% hipoalergénicos, no los hay o no son comunes.

Ciertamente hay razas de gatos cuya segregación de la proteína Fel D1 es menor o las características de su pelo provoca que distribuya menor cantidad de la misma.

Sin embargo, esta teoría no es de todo certera, puesto que en ocasiones un gato puede no provocar una reacción alérgica a a una persona pero a otra sí.

La producción de la proteína Fel D1 se lleva a cabo por medio de la estimulación de hormonas, como la testosterona (producida por el macho) o progesterona (producida por la hembra), por lo que para reducir el riesgo a contraer una reacción alérgica, se tendría que castrar o esterilizar al gato esfinge.

En 2004, los genetistas de Allerca, una compañía de biotecnología en California comenzaron a investigar cómo eliminar el gen que produce la Fel D1, un gato destinado a las personas que son alérgicas.

Este proceso se hizo mediante reproducción selectiva. Esto quiere decir que en realidad no se planeaba crear la raza del gato hipoalergénico mediante manipulación científica, sino que se buscaron gatos que carecieran del gen alérgeno y cruzarlos.

No se dio el caso de la modificación genética, ya que los gatos se reprodujeron de forma natural.

Esta raza empezó a plantearse para la venta en el año 2018, pero los gatos serían entregados esterilizados o castrados a los nuevos dueños.

Antes de obtener uno de estos gatos, la persona sería investigada de manera exhaustiva para evaluar las alergias.

Convivir con un gato esfinge si eres alérgico

El gato esfinge no es hipoalergénico, pero algunos podrían pensar que tiene ciertas ventajas sobre las demás razas porque podría generar la Fel D1 en menor cantidad al no acicalarse por sí mismo, reduciendo el cubrimiento de saliva en su cuerpo.

Pero, esta proteína está presente también en el pelo del gato a través de la grasa que segrega la piel (grasa que recubre permanentemente al gato esfinge debido a su sudoración).

No obstante, para reducir la respuesta inmunitaria de tu cuerpo, puedes pedir ayuda para cambiar el arenero, o en dado caso, usar cubre bocas. La arena siempre debe estar limpia.

Algunas de las opciones a continuación te pueden ayudar a convivir con un gato esfinge aunque seas alérgico.

– Usa una loción que elimina alérgenos del cuerpo de los animales. Esta loción se aplica con un pañito limpio sobre el cuerpo del gato esfinge, aproximadamente cada dos semanas, aunque el tiempo va a variar de cómo la persona reacciona ante la loción -si deja de hacer efecto antes-.

– Usa purificadores de aire: De los que tienen un fitro para alérgenos o filtro Hepa para partículas muy pequeñas.

– Los antihistamínicos son otra opción viable para combatir las alergias producidas por la proteína Fel D1. Generalmente, cuando la persona es alérgica a los gatos también lo es a otra cosa, como el polen, por ejemplo. Así que seguramente tendrás un antihistamínico de cabecera.

Existen casos en los que la persona se acostumbra al alérgeno de su gato y los síntomas de la alergia disminuyen considerablemnete luego de dos o tres meses de convivencia.

– Evita alfombras: Generalmente aconsejan evitar las alfombras para que el pelo muerto del gato no se acumule allí. El cambio radica en que un gato de pelaje abundante desechará mucho más pelo, mientras que un gato calvo o sin pelo, incluso uno de pelo corto garantiza una menor presencia de la proteína en el ambiente.

– Vacunas para la alergia: No son muy conocidas y son costosas, dependerá del sitio donde vivas y lo que te aconseje el doctor. Eso sí, nunca sigas el consejo de “bota al gato”.

– Limpieza: Hay que mantener la casa limpia y sin polvo -usando aspiradora de ser posible- para que los alérgenos se eliminen de la superficie de la casa. También debes mantener limpio al gato.

En el caso del gato esfinge, puedes limpiarlo con toallitas de bebé a diario, además de su correspondiente baño.

Los pasos mencionados previamente harán que la convivencia sea más llevadera, pero también depende del grado de alergia que tenga la persona. Una que tenga un grado medio/alto puede convivir con las mencionadas anteriormente.

Ha quedado claro que el gato esfinge no es hipoalergénico, así que antes de obtener alguno considera si realmente podrás mantenerlo, ya que de por sí sus cuidados ameritan tiempo y dinero, con una reacción alérgica ameritará más.